Amor al mediterráneo

Saona surge de una historia de amor.

Amor a una cala de Formentera, a una persona, a una forma de comer, de sentir y de vivir. Amor a una cultura que nos anima a disfrutar de la gastronomía, de las personas y del entorno. Amor a unos colores, una luz y una sensibilidad especial por los detalles detalles. Saona nació, para que ames el Mediterráneo cada día.