Manu San Félix, el protector del Mediterráneo

Manu San Félix, biólogo marino y explorador de National Geographic, ha dedicado su vida a la investigación y cuidado de la naturaleza.

En 1992 realizó su primera inmersión en el Mediterráneo dónde descubrió la posidonia oceánica y quedó asombrado por esta planta única en el mundo. Desde ese momento, trasladó su residencia a Formentera para ayudar a proteger y conservar el Mediterráneo.

¿Cuál es la situación actual de la posidonia y por qué es tan importante para nuestra biodiversidad?

La posidonia es una planta superior exclusiva del Mediterráneo. Es superior porque no es un alga sino que tiene raíz, tallo, hojas, flores y la capacidad de producir frutos.  Es una planta inteligente que ha dominado los fondos marinos costeros de muchos lugares del Mediterráneo: los condiciona, los diseña y los dibuja.

En Baleares el agua es como es gracias a la posidonia, que la llena de oxígeno, la depura, la filtra y la limpia. Además, genera la arena para las playas, sirve como refugio a más de 1.000 especies marinas y levanta arrecifes que protegen las costas.

¿Qué debemos hacer para salvar el Mediterráneo?

Estamos en un momento crítico y hay que actuar ya y conseguir resultados. Conocemos los problemas de la sobrepesca, la pérdida de calidad del agua por contaminación, los plásticos, las especies invasoras y tenemos el conocimiento y la tecnología para darle la vuelta a la situación. Tenemos que ponernos manos a la obra y no esperar a la administración. Tenemos que ser nosotros mismos y las empresas, que tienen la capacidad de llegar a muchas personas, los que colaboremos para proteger el Mediterráneo.

Actualmente estás desarrollando el proyecto Posidonia Maps para proteger el Mediterráneo, ¿nos podrías contar en qué consiste la aplicación?

Posidonia Maps es una aplicación para proteger el mar Mediterráneo. Cartografiamos los fondos marinos con una precisión inferior a un metro para que los barcos a través de GPS puedan saber antes de tirar el ancla si están encima de alguna pradera de posidonia. De esta manera podemos navegar sin dañar el ecosistema  y cuidar nuestros mares.

Es un proyecto sin ánimo de lucro y se hace gracias al apoyo de distintas empresas que quieren colaborar con esta causa.

¿El mejor lugar para bucear?

Me cuesta muchísimo decirte uno. Ahora diría Formentera. He buceado en los cinco continentes, en todos los océanos, en muchísimos mares desde lugares tropicales hasta polares y templados.  Llevo 30 años viviendo en Formentera y estoy feliz. Tengo miles de inmersiones y hago unas 300 inmersiones al año. Tengo 56 años y espero que la vida me de salud para seguir buceando en Formentera. Me gustaría seguir buceando en el Mediterráneo pero tal y como era en 1950 y espero que lo pueda hacer gracias a que entre todos podamos conseguir salvar el Mediterráneo. En ese momento bucearé aquí y diré que este es el mejor sitio del mundo para bucear, donde yo vivo.