Entre fogones con Isaac Franch, cocinero de Saona Torrente

Si no hubiera sido cocinero habría sido técnico de sonido, pero su dedicación, esfuerzo y amor por la cocina le han llevado a convertirse en cocinero profesional desde los 16 años. Desde pequeño siempre lo tuvo claro, recuerda que sólo quería que le regalasen una cocina de juguete por Navidad.

Se define como alegre, activo y con ganas de superarse en todo lo que hace. En su tiempo libre todo gira alrededor de la cocina: le gusta ir a comprar al Mercado Central de Valencia, recoger setas y rebollones en el campo y cocinar para sus amigos.

Forma parte de la familia Saona desde hace 4 años y ha trabajado en la mayoría de nuestros restaurantes de Valencia y Madrid.

¿Cuál es la primera receta que aprendiste?

La pasta carbonara. Poco a poco he ido mejorando la receta. Me acuerdo cuando empecé a cocinar que mis amigos se metían conmigo de forma cariñosa porque estaba todo malísimo y tenían razón. Con el paso del tiempo eso cambió y ahora siempre me piden que les cocine y que les pase recetas.

¿Qué necesitas para hacer un buen plato?

Un buen producto, una buenas especias que acompañen a ese producto, un buen caldo, cocinar en un sitio que te sientas a gusto y con ganas de pasarlo bien haciendo esa receta. No necesitas nada más.

¿Dónde te gustaría estar en unos años?

Me gustaría seguir creciendo dentro de la empresa y formar parte del equipo de I+D de Grupo Saona. Es un trabajo en el que cada día tienes que hacer algo nuevo, es muy creativo. Yo me considero así, una persona creativa, innovadora y que me encanta trabajar todos los días pensando en una nueva receta.

¿Cómo sería tu día gastronómico perfecto?

Mi plan perfecto sería levantarme pronto por la mañana e ir al Mercado Central de Valencia a comprar todo lo necesario para hacer una buena paella valenciana. Después irme a almorzar a algún sitio tradicional de la ciudad, preparar la paella con mis amigos, disfrutar de un buen postre y por la tarde, bebernos todos juntos unos buenos vinos.

¿Con qué postre terminarías esta entrevista?

Con una buena tarta de queso como la de Saona y un buen café.